El Arbol Negro


Jessica formaba parte de la tercera generación de Belteré, y recordaba perfectamente el día en que habían cerrado la central térmica. Durante años, la central había resistido los envites de la prensa y las asociaciones medioambientales que estaban en contra de sus agentes contaminantes vertidos a los cielos, los filtros de las chimeneas en mal estado y un sin fin de normas de seguridad violadas por la compañía. Pero la mañana en que el roble de la plaza de la iglesia apareció teñido por completo de negro, y su subsiguiente revuelo viral en la red, fue el último golpe de gracia necesario para que el mundo entero se le viniera encima. Irónicamente, el fin de la central térmica fue también el final de la expansión de la ciudad. Jessica lo recordaba, y también recordaba que aquel árbol le parecía el más bello que jamás hubiera visto. Muchas noches de otoño se escapaba con su sudadera negra vieja y sus cascos, a escuchar música apoyada contra su negra corteza, con las ramas negras como el carbón bailando sobre su cabeza, dejando ver entre medias alguna estrella lejana.

Jessica había vuelto a la ciudad escapando de los problemas, nada raro o excepcional.
Se había divorciado, la habían despedido, y al pasear entre los viejos postes de teléfono de los alrededores de la ciudad rumbo a casa de sus padres, se recordaba a sí misma hacía cinco años. Recordaba todos sus sueños, sueños que aún poseía, pero que había ahogado con una huida prematura y una boda prematura. Siempre había huido, incluso por las noches huía cuando se dirigía al árbol negro.

Llegó hasta la entrada de su antigua casa. Dentro la estaban esperaban para cenar, pero decidió huir una última vez. Se soltó la melena negra, se ajustó la sudadera, se colocó los cascos, deslizó su dedo hasta la pestaña que ponía “reproducir” en la pista de audio que llevaba por nombre “rock-árbol-negro”, y se dirigió a la plaza de la iglesia. Las calles estaban desiertas, pues los martes a las once apenas había ya movimiento salvo el de algún camarero guardando las mesas y sillas de las terrazas. Era otoño, las avenidas estaban desiertas, y el aire era frío, pero no demasiado, lo suficiente para ser disfrutado. Jessica sonrió, siempre le gustó imaginarse así, por la calle, con su sudadera y música al borde del fin del mundo. Con tales pensamientos, Jessica se topó de frente con el árbol negro. Se colocó la capucha y se sentó apoyando el cuerpo contra la corteza negra. El árbol seguía igual de negro, ni siquiera había perdido las hojas como era lo natural en aquella estación. Miró por entre las ramas, pero el cielo estaba nublado y no se veían las estrellas. La música cesó, pero sólo porque la estaban llamando desde casa. Desvió la llamada, y la música continuó. Vio a lo lejos que la niebla comenzaba a descender sobre la ciudad.

Es perfecto-pensó Jessica.

Otoño, frío, niebla, su música, su sudadera y su árbol negro, pues aquel árbol era para ella, suyo. Y en parte, a ella le gustaba pensar que también era de él.

Ya no había camareros recogiendo, ni maridos con cara de resignación paseando perros diminutos. Estaba sola y la niebla ya estaba sobre ella, la rodeaba sobre aquel islote de negrura sólida que era el árbol. Miró a los lados y únicamente veía niebla, pero al mirar de frente, se le heló la espalda, había una silueta humana entre la niebla, frente a ella.
Sólo estará mirando el árbol- pensó.

Pero de pronto, aquella figura negra se hizo más grande. Se estaba acercando, corriendo muy rápido, aunque correr no sería la palabra adecuada, ya que sus movimientos se desarrollaban como si sus articulaciones estuvieran atrofiadas, y si con cada zancada todo sucediera a modo de diapositiva. Pero cuando ya casi estaba sobre ella, aquella sombra chilló haciendo que los tímpanos de Jessica rechinaran. Se levantó del suelo jadeando con la mano en el corazón, sudando y con los ojos muy abiertos. Sus cascos colgaban sobre su sudadera con la música sonando. Miró a ambos lados, y vio alguna sombra más como la otra, moviéndose alrededor del árbol.


Hizo lo único que fue capaz de hacer, reclinarse y esperar a que se solucionara por sí solo. Y así estuvo hasta pasadas las tres de la mañana que la niebla se disipó. Las calles y las plazas volvían a ser igual de vulgares, hasta el cielo estaba despejado y se veían las estrellas. Seguía intranquila, y sin valor para moverse, hasta que vio levantarse una persiana, y a una señora mayor con la cabeza asomada por la ventana encendiendo un cigarro; aquella escena tan vulgar y sencilla, le infundió valor, pues ante lo extraño y terrorífico, lo cotidiano y vulgar es la mejor medicina. Se dijo a sí misma, aunque sin creérselo, que se había quedado dormida, y que todo había sido una pesadilla muy vívida; una pobre explicación, pero el miedo hace que te creas cualquier pobre explicación.
Miró el móvil. Estaba apagado. Probablemente se había quedado sin batería hacía mucho. Sus padres se habrían preocupado más, si no conocieran a Jessica y sus costumbres.
Volvió sobre sus pasos, aunque ya no poseía la gloriosa sensación de antes. Se paró en seco, y se tuvo que sujetar a una farola vieja y oxidada. Las lágrimas corrieron en torrente sobre sus mejillas, ¿A dónde huir si no tienes a dónde ir?. Aún con el rostro enrojecido, se acercó a una placa de metal pulido que había sobre una roca en la plaza del ayuntamiento. Se cruzó de brazos como si quisiera abrazarse a sí misma y leyó:

En memoria de las victimas que dejaron su vida en la central térmica de Belteré.

Vuestras familias y vecinos no os olvidan…

-Seguido de los nombres-

El accidente había sucedido poco después de la prejubilación del padre de Jessica.
Ella había oído la noticia en el telediario, y lo cierto es que no le había afectado demasiado. Un escalofrío recorrió su espalda de nuevo al pasear la vista por los nombres de la placa y recordar el grito de aquella sombra bajo el árbol negro.

La noche estaba perdida. No había ningún lugar ni emoción o recuerdo en el que esconderse. Regresó a casa. Sus padres dormían. Tenía una nota sobre la nevera. Le habían guardado la cena. Se la llevó a la habitación, y la miró sobre su viejo escritorio pero sin probarla. Encendió el ordenador y comenzó a escribir lo que había visto bajo

el árbol negro, como hiciera años atrás cuando escapaba a la plaza para sentarse contra su corteza, pero claro, aquella vez sería muy diferente.

Historia escrita por - Ignacio   

3 comentarios:

  1. no completamente convincente , pierde cierto encanto que al principio

    ResponderEliminar
  2. Siento que el final te decepcionara. Yo también creo que pierde el encanto del principio. Espero que la siguiente te guste más.

    ResponderEliminar
  3. No entendi nada...Quien me explica???

    ResponderEliminar

Tan Bien Puedes Comentar Sin Tener Gmail Como ANONIMO