Helen y yo


Soy una niña de 9 años, soy muy feliz. Tengo una gran amiga llamada Helen, ella siempre me da buenos consejos y me acompaña a cada escuela a la que me cambian, ya que me cambian muy seguido, aunque aún no entiendo por qué.

Helen es muy parecida a mi y diferente a la vez, mientras yo tengo la piel medio tostada ella es muy pálida, yo tengo el pelo negro, ella lo tiene rubio bien claro, mi color favorito es el azul y el de ella el rojo, etc.

Mi mamá y yo vivimos solas, ella (mi mamá) nunca sonríe mucho, en especial cuando me cambia de escuela, no sé por qué.

Helen casi siempre está en mi casa, y hasta se queda a dormir muchas veces, pero no se habla mucho con mi mamá, es decir, se saludan bien, mi mamá un poco con expresión extrañada, pero se saludan normal, pero mi madre nunca le dice algo como “¿Qué tal estás?” o algo por el estilo.

Cuando estamos en la escuela se me hace muy difícil adaptarme, al igual que a mi amada amiga, es más, Helen está rodeada de indiferencia por parte de los demás, mis compañeros la ignoran, ni la miran, eso pasa en todas las escuelas a las que vamos, y por eso soy su única amiga.

-Helen, ¿qué querés hacer?- Le pregunto en el recreo a mi querida amiga.

-Mmm…no lo sé…pero…- Deja de hablar y voltea. Luego de unos segundos de mirar hacia atrás, Helen vuelve a voltear y continúa hablándome- Esa niña te está mirando raro, quizá quiere ser nuestra amiga y le da vergüenza preguntar, – Helen siempre da buenos consejos y tiene buenos planes, y está vez me comentó un plan, algo que quizá hará que tengamos amigos, algo…algo que nunca intentamos y que según ella sería divertido, en especial por que involucra su color favorito.


Ya volví de la escuela. Llegué muy temprano, prácticamente 10 minutos después de efectuar el plan de Helen. Ella está a mi lado como siempre, Helen nunca se separa de mi. Este plan fue muy distinto a los anteriores, quizá por que involucraba las llaves de la maestra, las cuales curiosamente, tenían un abrelatas enganchado como accesorio de estas.

Mi mamá está llorando, no entiendo que está pasado, ¿será que me cambiará a otra escuela?.

Hay dos hombres desconocidos en mi casa, y me están llevando a una casa muy rara.

No sé por donde entró Helen pero está conmigo, ella siempre lo está, y creo que se quedará para jugar conmigo siempre.

Esos hombres tan raros me metieron a un cuarto muy suave. Me pusieron un buzo blanco, creo que me lo pusieron mal por que las mangas están atadas en la espalda.

4 comentarios:

Tan Bien Puedes Comentar Sin Tener Gmail Como ANONIMO